Cómo sacar tiempo para preparar una cena en casa


Trabajo, gimnasio, familia, agendas completas de citas y eventos hacen que la falta de tiempo sea uno de los males de nuestra sociedad. Y si ya se tiene hijos para que hablar. Esas cenas tranquilas, despreocupadas de la época de la universidad o de los inicios de la vida laboral quedan muy lejos.

Pero que tengamos una agenda tan apretada no significa que no podamos preparar una buena cena en casa y pasar una buena noche rodeados de amigos o familia. Con estos trucos que hemos pensado especialmente para ti podrás ir preparando todo durante la semana y no pasarás agobio a última hora.

Mujer sin tiempo

Lo primero de todo: párate a pensar que quieres servir; prepara una lista, o dos, o tres, todas las que necesites. Me explico: puedes dividir todo lo que necesitarás comprar en 3 listas por ejemplo, de manera que solo dejes para el día de antes o la misma tarde lo imprescindible:

1.- Bebida, decoración y alimentos no perecederos. Así podrás comprar con antelación bebidas, snacks y productos que no caduquen rápidamente, y así dejar para los últimos días los alimentos frescos.

2.- Platos que vas a encargar (si es que lo haces). ¿Prefieres encargar el postre? ¿O una carne especial? Ponlo en una lista diferente para pasar a encargarlo con tiempo y porque no comparar precios entre distintos establecimientos.

3.- Alimentos frescos. Tomates para la ensalada, el pan, vamos todo lo que debes comprar en último momento para que esté fresco y sepa mejor.

Hay muchos platos que se pueden hacer días antes y que se pueden congelar sin que pierdan cualidades. O que incluso sean recetas que tengas que congelar obligatoriamente por tema de sanidad. Como por ejemplo un salmón marinado, que debes congelar 48 horas para asegurarte que no hay anisakis. Solo deberás descongelarlo la noche de antes en el frigorífico, preparar una cama de cebolla y tomate y servir bien aliñado con unas tostas de pan. O preparar unos bombones de foie y chocolate que se hacen en el congelador y se pueden tener refrigerados en la nevera.

Por supuesto es una gran idea ayudarte de platos preparados, es decir, seguro que en tu ciudad hay algún postre típico o dulce que puedes encargar para complementar la cena que hayas preparado tu misma, no dudes en hacerlo porque puede quitarte mucho trabajo y seguro que hará las delicias de tus invitados.

Manos a la obra. Llega el momento de preparar la cena, y lo que más puede ayudarte es ser organizada. Prepara todo lo que vayas a necesitar antes de lanzarte a cocinar. Bol, sartenes, ingredientes, ponlo todo a la vista así ahorraras tiempo al no abrir 20 veces el frigorífico o el armario.

Y algo que nunca falla: trabajo en equipo ;) Pide a tu pareja, hijos o a tu amiga de confianza que venga un poco antes para ayudarte a poner la mesa o a emplatar la cena.

¿Tú tienes algún truco más?

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados